Cerrando heridas, abriendo puertas

Ha sido un verano duro, y largo, y extraño, y diferente, y difícil. Un verano de heridas. En el que cada propuesta era un reto y un desafío. Donde la intención y los objetivos estaban claros (Acompañar, apoyar, reducir la incertidumbre, manejar la ansiedad, combatir el aburrimiento, controlar el miedo…), más el panorama general y las circunstancias personales eran elementos que condicionaban y en muchos casos determinaban.

La dificultad de asimilar lo que pasa

Me he encontrado con chicos desolados y ausentes; con chicas decepcionadas, con un alto nivel de ansiedad, cansadas, temiendo escenarios aún lejanos, y no forzosamente reales. Con adolescentes que cuando han salido del laberinto de obstáculos que ha sido acabar el curso, han explotado. Con chicos y chicas que no entendían, que no sabían o no podían asimilar lo que pasaba. A los que el impacto de lo que circulaba por los medios de comunicación les dejaba atónitos, encogidos, con un miedo paralizante, y mínima capacidad crítica. Con muchos interrogantes ante el nuevo curso.

La voluntad de seguir

Me he dejado impregnar por todo esto, y lo he transitado. Y también me he alimentado de la esperanza, de la oportunidad, del hacer, de proponer acciones y actividades. Confiando, y creyendo cuando la confianza se debilitaba. Deseando que todo esto forme parte de un tramo que al menos sirva para aprender, para aceptar, para reconocer y abrazar todo lo hermoso que aún nos queda por vivir y por construir, todo de lo que formamos parte. Porque, fuera de nosotros podrá pasar cualquier cosa, pero la voluntad de seguir ahí, de enfocar lo que ocurre de una u otra manera, de hallar el sentido de la vida, como decía Viktor Frankl, está en cada uno de nosotros, solo hay que activarla.

En esta ocasión, coincidiendo con el fin del verano, chicos y chicas han expresado desde su particular visión el cierre simbólico de esta etapa. Gestos visibles que ponen límite a una fase rara y complicada; y que nos sitúan frente a nuevas puertas que flanquear.

Tomar decisiones

En una de las actividades recientemente propuestas, el dibujo y la explicación del mismo de uno de los componentes del grupo me llevó al controvertido tema de “como tomar una buena decisión”; y la duda de si las decisiones que tomamos son o o no las buenas, (entiéndase buenas como adecuadas). De mi frustración cuando decido algo, y luego ocurre que cuento con nuevos elementos que hacen que tenga esa incómoda sensación de haber tomado la decisión incorrecta.

Este tema que que de algún modo ya surgió: Cuando las decisiones nos obligan “a decidir”, resulta muy recurrente no solo con adultos, sino especialmente entre adolescentes. El tener menos trayectoria de vida, menos experiencias, menos contraste entre lo que hago y dejo de hacer, hace que las decisiones que han de tomar cuenten con menos elementos de análisis, menos perspectiva, lo que aumenta la frustración cuando no se “acierta”. Sabiendo que esto de “acertar”, en ocasiones es muy relativo.

De todos es conocido la importancia de aprender de los errores; es decir, si me equivoco lo suyo es identificar con qué me he “equivocado”, dónde, cómo y porqué; para, en una situación similar poder elegir de otro modo. Eso en sí mismo ya es un logro, lo que nos coloca en un lugar positivo de aprendizaje y evolución.

Cómo tomar decisiones

1.- Mi sugerencia es que para tomar una decisión analicemos los pros y los contras. Tomemos todos los elementos que nos sea posible y los desgranemos. Podemos hacerlo mentalmente, aunque dibujarlo o escribirlo ayudará mucho, visibilizará la cuestión y permitirá “sacarlo de nosotros”, “darle forma” y hacer que lo veamos con perspectiva y por lo tanto de modo más objetivo.

2.- A algunas personas en este proceso de análisis les aporta mucho el contraste con los demás. La visión del otro puede ayudarnos a considerar elementos que antes obviamos. Si es tu caso, compártelo con alguien de confianza.

3.- Una vez que hemos tenido en cuenta todo lo que podemos analizar, deberíamos de tener una idea clara de lo que hacer, cuando esto no es así, cuando las razones no nos aportan suficiente claridad para decidir, conviene que respiremos hondo y elijamos desde la sabiduría interior, desde la intuición, desde esa vocecita que nos dice lo que sí y lo que no.

4.- Cuando “marees mucho la perdiz” ponte un límite de tiempo para decidir. En último término opta lo que más te apetezca.

5.- Y a partir de ahí apuesta. Evita retrotraerte al malsano “si hubiera”, porque el condicional en este caso no ayuda, plantea elementos que no existían cuando tomamos la decisión; por lo tanto, ahora no podemos tenerlos en cuenta para castigarnos por lo que hemos elegido. Lánzate a fondo con la decisión que tomaste, aprende todo lo que puedas, responsabilízate de lo que ocurre. Pase lo que pase, sentirás que avanzas hacia delante.

Verde que te quiero verde

Siento que la vida está plagada de simbología, unas veces visible, otras fugaz y cambiante, en ocasiones indescifrable. Me gusta descubrir nuevos símbolos, dejarlos hablar y sentir que desvelo sus acertijos.

Desde antiguo, el símbolo sirvió para reconocerse. La palabra viene del griego symbolon, que originariamente significaba «contraseña» y unía a las gentes entre sí.

Uno de los símbolos, latente, que aparece y desaparece como una especie de Guadiana-emocional, es el del corazón, de todos los colores posibles.

¿Alguna vez te preguntaste de que color era tu corazón? si ¿ES, o sencillamente ESTÁ de un determinado color? ¿Sabrías cómo cambiarlo?

Según Haruki Murakami: Cada persona tiene su propio color, una tonalidad cuya luz se filtra apenas a lo largo de los contornos del cuerpo. Una especie de halo. Como en las figuras vistas a contraluz.

Estos últimos días nos hemos sumergido en el juego verde propuesto por la naturaleza, y hemos conectado con las sensaciones que ese maravilloso color nos traslada:

Y hemos recuperado el Romance sonámbulo de Lorca:

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.

Con la sombra en la cintura
ella sueña en su baranda
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana,
las cosas la están mirando
y ella no puede mirarlas.
Verde que te quiero verde.
Grandes estrellas de escarcha,
vienen con el pez de sombra
que abre el camino del alba.
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño,
eriza sus pitas agrias.
¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde…?
Ella sigue en su baranda,
verde carne, pelo verde,
soñando en la mar amarga.

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.


 

Ser un Master chef

Prueba 9.

El cuidado subyace en cada lugar en el que nos detenemos y ponemos la intención, decidimos soñar, imaginar, construir, agasajar, crear... y también cocinar: una acción y un verbo en el que podríamos sumergirnos todos los días y hacer de la alimentación algo trascendente, significativo y hermoso.

Como decía Joan Miró: “Un cocinero se convierte en artista cuando tiene cosas que decir a través de sus platos, como un pintor en un cuadro”.

Aquí os dejamos todas las cosas que nuestros jóvenes cocineros y cocineras nos han dicho a través de sus platos. Creaciones para el otro en las que han experimentado, compartido, y nutrido.

Gracias muy especiales por haberle dedicado tiempo, amor y energía en este atípico y complicado fin de curso.

Propuesta que surge como alternativa en remoto, ante la interrupción de las actividades presenciales de Arteterapia y Educación Emocional que desarrollamos con adolescentes, en el espacio de la Fundación montemadrid en CASA SAN CRISTOBAL. En San Cristobal de los Ángeles. Madrid.

BESTIA VIAJERA. Parte 3

La Historia en común que os propusimos continúa avanzando.

El relato iniciado por Xiorax sigue enriqueciéndose con vuestras aportaciones.

Aquí te presentamos la tercera parte.

BESTIA VIAJERA. Parte 3

Él pensaba en cortarle el corazón en frente del río Nilo.

Pero no se habían dado cuenta que en la orilla había un cocodrilo enterrado en la arena y el agua, que los estaba observando, cuando los guerreros que cogían a Xiorax se acercaron, el cocodrilo salió comiéndose a uno de los que retenían a Xiorax.

Él se fue corriendo mientras los demás retenían al cocodrilo, ellos no tardaron mucho en darse cuenta, pero esta vez Xiorax decidió coger un buen barco así que le robo uno al faraón el cual tenía una espada y cuatro jabalinas.

Recuerda que tú también puedes continuar la historia. Escríbenos a: info@mitoart.es.

LOS TRABAJOS DE HÉRCULES. ON LINE-anti viral es una propuesta que surge como alternativa en remoto, ante la interrupción de las actividades presenciales de Arteterapia y Educación Emocional que desarrollamos con adolescentes, en el espacio de la Fundación montemadrid en CASA SAN CRISTOBAL. En San Cristobal de los Ángeles. Madrid.

BESTIA VIAJERA. Parte 2

Hace un tiempo propusimos una Historia en común: Un relato iniciado por Xiorax.

Abierto a nuevas continuaciones. Aquí te presentamos la segunda parte.

BESTIA VIAJERA. Parte 2

Lo increíble es que era tremendamente veloz… Pero no lo suficiente. El reino de Fayum también planeó como bloquearle por todos los lados.
Cuando Xiorax iba de camino a un lugar donde pudiese vivir en paz, se encontró con muchos barcos. Estaban ahí, barcos enormes que cubrían todo el camino y por lo que Xiorax veía ahí estaban también guerreros armados hasta los dientes para hacerle frente, llevaban flechas para lanzarle. Xiorax intentó escapar al lado opuesto pero por ahí también venían barcos llenos de guerreros con el mismo propósito, matarle.

Xiorax no se rindió todavía, dejó su barco y empezó a bucear hasta conseguir atravesarlo. Los guerreros de Fayum tampoco se rindieron, la mitad de ellos también se quedaron nadando en el río para encontrar a Xiorax y matarle. Lo encontraron, lo cogieron pero no le mataron, el faraón dijo que lo quería matar él mismo, así que fueron donde él.

Para continuar leyendo la historia, pulsa en: BESTIA VIAJERA. Parte 3

Recuerda que tú también puedes continuar la historia. Escríbenos a: info@mitoart.es.

LOS TRABAJOS DE HÉRCULES. ON LINE-anti viral es una propuesta que surge como alternativa en remoto, ante la interrupción de las actividades presenciales de Arteterapia y Educación Emocional que desarrollamos con adolescentes, en el espacio de la Fundación montemadrid en CASA SAN CRISTOBAL. En San Cristobal de los Ángeles. Madrid.

Una historia en común. BESTIA VIAJERA

Prueba 7.

Un@ de l@s componentes del grupo empezó a escribir una historia y la compartió conmigo. Le propuse transcribirla y ponerla a disposición de los demás para continuarla. Nos pareció que podía ser divertido, abría muchas posibilidades, tantas al menos como participantes.

Al proponerlo a l@s demás, coincidieron en que podía dar mucho juego, y si bien la mayor parte del grupo aceptó con alegría el reto, en esta ocasión l@s chic@s no fueron todo lo fieles que cabía esperar a su compromiso. Astenia primaveral, anticipadas temperaturas de verano, cansancio ante el encierro y todo lo que esto provoca… Volvían a hacerme darle muchas vueltas a la situación, específicamente a lo que suponía y supone ser adolescente y estar encerrado.

Con eso y con todo decidimos publicar la Historia iniciada por Xiorax. Por supuesto abierta a nuevas continuaciones… ¿te animas a escribir?. Ahí te la dejamos:

BESTIA VIAJERA. Parte 1

Durante el año 1970 a Cto. cuando Egipto era considerada una de las civilizaciones más poderosas del mundo habitaba una persona llamada Xiorax.
Xiorax era un sabio, tenía conocimientos que ningún ser humano en aquellos tiempos sabia, incluso había rumores de que Xiorax podía conectarse con espíritus.
Xiorax no habitaba ningún reino habitable… entonces os preguntaréis ¿cómo sobrevivía en ese desierto infernal? Recordad que en Egipto si no hubiera habido río Nilo no existiría civilización… Así que su ciudad dependía del río Nilo donde pescaba y se bañaba.  Dicen que era de los mejores pescadores de la historia… y comía mucho ¿eh? Ja ja ja. Como había pobres, Xiorax les enseñaba a pescar. Su vida era completamente tranquila, era pobre pero era feliz. Tenía una casa bastante pequeña, como unos 8 ó 9 m cuadrados. Era amable, sabio, grande, muy inteligente. No necesitaba amor o admiración, era feliz tal cual como era…
Su felicidad no duró tanto. El reino Faiyum le obligó a ser parte de su reino, y a ser su esclavo. Xirorax se negab  bruscamente;  y como era de esperar, decidieron matarle.
Pero Xirorax se escapó por el río Nilo.

Con un barco minimalista, que más o menos era así. Lo increíble es que era tremendamente veloz…

Para continuar leyendo la historia, pulsa en: BESTIA VIAJERA. Parte 2

LOS TRABAJOS DE HÉRCULES. ON LINE-anti viral es una propuesta que surge como alternativa en remoto, ante la interrupción de las actividades presenciales de Arteterapia y Educación Emocional que desarrollamos con adolescentes, en el espacio de la Fundación montemadrid en CASA SAN CRISTOBAL. En San Cristobal de los Ángeles. Madrid.