Hacia el laberinto (1)

Combinar la realidad con la ficción es algo cotidiano que no solo ocurre en las películas, aunque puedan ayudar a dar forma a lo que estamos viviendo. La primera vez que vi El laberinto del fauno quedé “subyugada”. Es una película tan tremendamente visual y tan rica en propuestas, que ha seguido formando parte de no pocos de mis planteamientos educativos y arteterapeúticos.

La conjunción del mundo del cuento frente a la cruda realidad, entrelazada con lo que ocurre mientras tanto: sentimientos, sentires, sueños y pesadillas… afloran destiladas por el tamiz de las vivencias del momento, e invitan a averiguar hacía donde está el propio laberinto.

Batallas de lo cotidiano

Hay absolutas catástrofes naturales y provocadas, como una guerra, que deben de ser algo muy duro de llevar, una posguerra también. Creo que no me lo puedo llegar a imaginar. Ojalá no tengamos que vivir nada similar jamás.

Sin llegar a ello, cada etapa transitamos por circunstancias muchas veces plagadas de pequeñas y grandes batallas cotidianas de las que es complejo escapar, y en las que solemos enzarzarnos casi sin darnos cuenta; Cómo todas esas veces en que nos empeñamos en querer tener razón y nos adentramos en laberintos de proporciones inciertas y recorrido agotador.

El recuerdo del mito de Teseo, y la simbología de la resurrección espiritual del héroe tras acabar con el minotauro (la bestia que llevamos dentro), junto a la película de Guillermo del Toro, fueron los responsables de las sinergías que se pusieron a dialogar haciendo que la invitación a explorar nuestros propios laberintos se convirtiera en algo explícito e inevitable.

Caminos de vida

En sentido metafórico, el laberinto remite a los diferentes caminos que en ocasiones se nos presentan, sin mostrar claramente una solución o salida, lo que nos genera dudas y desazón.

Hoy, tejiendo con atención todos estos hilos, cómo hiciera Penélope en su famoso telar; hemos desenhebrado el hilo de Ariadna para transitar por nuestros propios laberintos, poniendo atención al recorrido, a las zonas ciegas, a los rincones. Tratando de averiguar la salida, las posibles soluciones de cada uno de esos confusos caminos que ¿arbitrariamente? han ido surgiendo.

Ver también: Dentro del laberinto (2) y Saliendo del laberinto (3)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *