La importancia de la verdad

Cuando me planteé esta sesión lo hice convencida de la importancia de la verdad; como sinónimo de luz, de justicia, y de “Bien”, en línea con los postulados de “La República” de Platón. Creyendo que de algún modo era un pensamiento mayoritario, alineado con el resto del mundo, y en particular con el grupo de chavales del taller.

Menos suponer

A veces tengo estos pensamientos. Percepciones  generalizadas de que criterios y sentencias que me parecen fundamentales son universales, y no, no son absolutos, son relativos. A veces hago, hacemos suposiciones y si bien es cierto que no podemos testar lo universal; sí podemos tratar de reducir nuestras suposiciones al mínimo, y para ello, al menos en nuestro ámbito más cercano, podemos servirnos de la oportunidad de preguntar y hacer explícitas las cosas. Esto me recuerda uno de los cuatro acuerdos de sabiduría tolteca: Evita las suposiciones.

La importancia de la verdad

En lo que nos ocupa, sinceramente no sé si la verdad es algo tan deseado y tan importante para todo el mundo como postula el “mito de la caverna”. Ni para los adultos, ni para los jóvenes, lo cual me deja bastante confusa ¿quizás se deba a que estas chicas y chicos sean muy diferentes de las y los demás? ¿tal vez resulta que son más parecidos al resto, pero su pensamiento no tiene nada que ver con lo “deseable” al menos desde el punto de vista del pensamiento clásico?

El mito de la caverna

Siguiendo nuestra inspiración filosófica, nos hemos servido de un acercamiento audiovisual al mito de la caverna de Platón y lo hemos desgranado y aplicado a lo cotidiano; como por ejemplo el fenómeno de las fake news, y a las “cortinas de humo” de tantas plataformas de comunicación que desplazan la atención de lo importante (me refiero a la Verdad).

Para el interior de la caverna hemos utilizado dos planos de realidad:
1) Las sombras proyectadas, un plano falso que podemos relacionar con los mitos y la imaginación.
2) Los hombres y objetos que proyectan las sombras: representando el conocimiento falso pero por encima del anterior, es decir, las creencias que tenemos de las cosas y las conjeturas.

En el exterior: la luz, la verdad, el bien, la justicia, y las ideas a las que se llega a través de la razón, del discurso y del análisis.

Algunas preguntas

Os dejamos algunas de las preguntas con las que hemos trabajado, a nosotras nos han ayudado:

¿Alguna vez os ha ocurrido que lo que creíais verdad era falso?
¿Te ha pasado que al plantear la verdad el sentir rechazo?
¿Habéis rechazado verdades y creencias de otros?
¿En qué momento estáis: “atados en la cueva, cegados por el sol, viendo la verdad”?
¿Qué opináis de “las sombras”: la fama, el dinero, la belleza perfecta, la pareja de ensueño… hasta qué punto son reales?
¿Cuestionas lo viejo? ¿Experimentas con lo nuevo?

¿Qué opinas de la suerte?
¿Cómo de humilde eres?

Al final, resulta que el ideal de conocimiento supremo de Platón y de ansias de verdad no es tan generalizado como imaginaba. Me temo que entre otras cosas, las redes con sus carcasas de apariencia y frivolidad dejan poco espacio para poder trasladar las verdades individuales de cada uno.

Collage. Recreación del “mito de la caverna” de Platón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *