Mapa de sueños

Un mapa del tesoro, o un mapa de sueños, no es un juego… o sí. Un juego con mucho significado, que va más allá del «entretenimiento» o la «diversión», integrando uno de los aprendizajes más valiosos: El aprendizaje de uno mismo desde uno mismo, el aprendizaje en primera persona.

Conócete a ti mismo

“Conócete a ti mismo” era una frase inscrita a la entrada del tempo de Apolo, en Delfos. Venía a ser el saludo que el dios dirigía a los visitantes al lugar sagrado, deseándoles sabiduría; y que alude a la importancia que desde antiguo tenía el autoconocimiento para el ser humano.

Autoconcepto y proyección

De entre todas las dinámicas para trabajar el autoconcepto y la proyección, el mapa de sueños es de las más  profundas y reveladoras. Se plantea a partir del inconsciente, invitando a detenerse en lo que uno admira, lo que sueña, lo que desea… y todo lo que se encuentra está mágicamente relacionado con uno mismo.

Empezamos visualizando la persona en la que me quiero convertir, creando desde la emoción. A continuación planteamos una serie de estímulos visuales a través de la palabra y la imagen. Se trata de detectar con los que cada uno sintoniza. Tratando de no pensar demasiado, solo desde el sentir y la conexión, mediante micro-ejercicios de rasgado y de activación de la psicomotricidad fina, se eligen: frases, palabras, fotografías…

Eje cerebro-corazón

A continuación hay un tiempo para detenernos en lo elegido. Seguimos aplicando corazón, y ahora incorporamos mente. El eje cerebro-corazón se hace visible. Realizamos unos ejercicios para seleccionar e identificar: lo que queremos hacer, lo que sabemos hacer y lo que podemos aprender a hacer mejor. Y en torno a la imagen de cada uno se va conformando el propio mapa.

El cerebro no distingue entre lo real y lo imaginario, por eso la visualización funciona. Además, es preciso incorporar el ponerse manos a la obra para que eso que visualizas pueda ocurrir; (por ejemplo, si tienes un examen visualiza que lo vas a superar, créetelo y ponte a estudiar).

Mapas

Mapa de tesoros, porque alberga los mil tesoros que forman parte de cada uno, y en el centro el tesoro más importante: uno mismo. Mapa de sueños, de proyecciones, porque asienta de manera tangible los deseos que albergamos en lo más profundo, dándoles forma y trayéndolos a tierra.

Y a partir de ahí, hemos empezado a trazar una ruta. El primer paso ha sido el reto que ha surgido de cada participante, relacionado con su sueño, y su superación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *