Trayectoria mitoART

Apoyo a grupos y personas desde 2008:

  • Familias separadas
  • Personas en situaciones de dependencia emocional
  • Prevención del Alzheimer
  • Igualdad de género
  • Niñas, niños y adolescentes en circunstancias de exclusión social

Acción Educativa, Ciudad Escolar, CEIPS, Centros Culturales, Colegios: (Colegio-Estudio, Portugal, Porvenir, San Cristobal), Escuela de Animación de la Comunidad de Madrid, Dirección General de Juventud -Madrid-, Fundación Ortega y Gasset, I_Art-Instituto Superior de Arte, EOI-Escuela de Negocios, Unión de Cooperativas de Madrid, Iniciativas Culturales, Koan Consulting, Asociación Cultural “Al Alba”, Espacio”Walia”, Cinema Room, Centro Ayus, Fundación Illary, Centro Agora, Centro Social”Trabensol”, Afal-Asociación Nacional del Alzheimer, Universidad Camilo José Cela,  Casa Encendida, Museo del Prado, Casa San Cristobal (Fundación Montemadrid).

Más información en: blog.

 

Trayectoria personal

Me recuerdo desde siempre atraída por el arte, mi mirada occidental lo relacionaba con la expresión y la estética; las formas, las texturas, las mil y una opciones de comunicación… y como resultado su poder evocador, liberador y creador.

Pronto vinieron los mitos, su trascendencia simbólica y su lugar en lo cotidiano. La aparición del té también fue temprana, el familiar black tea de tradición inglesa se vio enriquecido por una multitud de sabores y posibilidades, y el asombro de lo que suponía sumergirme en la cultura del té.

Arte y sentir se enriquecieron, tomando consciencia de la necesidad de aprender a gestionar las emociones, lo que me hizo profundizar y construir cimientos sólidos en torno al Arteterapia y la Educación emocional. Surgió mitoART.

La mitología me hizo apreciar los rituales y tomar consciencia de su necesidad en lo cotidiano. Progresivamente, la presencia de la bebida en los encuentros y ritos conjuntos hicieron que el universo del té cobrara importancia.

Desde el arte fue un reto y un placer darle visibilidad, al tiempo que investigaba y generaba nuevas formas de interacción y conocimiento. Mi percepción se empezó a orientalizar al descubrir “el Chado”, el camino del té, un recorrido que cultiva la armonía, la reverencia, la pureza, la calma, y que halla su coherencia en el concepto de arte para los japoneses, esa experiencia que atesoramos cuando participamos en una actividad hecha desde un alto nivel de entrega y cuidado hacia el otro. Hoy no puedo separar ambas pasiones, arte y té se han fusionado.

Más información en: LinkedIn

9.ARTETERAPIA. 29 Junio (8)