Mon Laforte. Mural

Parejas, problemas, y todo eso del amor…

Una de las últimas veces en que pregunté al grupo por los temas que querían que abordásemos en las sesiones, la respuesta mayoritaria fue literalmente: “Las parejas, los problemas, y todo eso del amor”. Y claro, es natural; Si estos asuntos nos ocupan y nos inquietan con más o menos intensidad a la mayoría de los adultos -por no decir a todos-, ¿cómo no van a interesar a las jóvenes que se están abriendo a la vida, máxime en un momento en el que pareciera que toda la información que consumen es a través de las redes?

Representar

La dinámica central que hoy hemos utilizado ha partido de la dramatización de un texto. Se trataba de un escrito fresco, moderno, con perfiles muy actuales y “normales”; una situación de encuentro en un lugar público común (el metro), abordada desde diferentes perspectivas. El texto lo proponía yo, y  estaba planteado como una base abierta sobre la que improvisar e interactuar.

La dinámica de la lectura de un texto al que se dota de alma permite acortar la distancia que hay a veces entre chavales con más dificultad en hacer emerger la palabra, y que se pone de relieve en la actividad online, un pudor que lleva su tiempo superar.

El personaje de cada cual

Para determinar los papeles hemos utilizado una herramienta que de modo aleatorio invitaba a cada una a elegir su personaje. Este simple hecho ya dice mucho de nosotras y del momento que estamos viviendo. No me resulta extraño encontrarme con chicas que quieren experimentar ser chicos, y a la inversa; sin que eso signifique que están a disgusto con su género, si no más bien una sana curiosidad por mirar y sentir a través del otro. Así nos encontramos con quienes ansían vivenciar las realidades de enfrente, y quienes sencillamente se quedan en lugares de exploración más próximos.

¿Cuántas mujeres y cuántos hombres hay dentro de cada uno, cuánto reconocido y abrazado, cuánto obviado y aislado, cuánta sombra? Meterte en la piel del otro es una herramienta estupenda para mirar en tu interior. Cuanto de esto me resuena, cuanto soy yo, cuanto rechazo… y lo que ocurre con todo ello. Dejarlo reposar, volverlo a enfocar y reelaborarlo.

Verdades obvias

Más tarde, acompañados por la plástica de Mon Laferte, hemos seguido transitando por la temática de la sesión, intercalándolo con verdades obvias, pero no por ello menos importantes y absolutamente necesitadas de atención y entrenamiento.

RECUERDA:

– El otro no tiene porqué adivinar lo que quiero o necesito

– Es primordial comunicarnos, y si me cuesta, practicar y aprender a hacerlo

– Es necesario ser transparente con lo que me gusta del otro y lo que me va bien

Evita convencer al otro de lo que te interesa (muy diferente a: explicar, escuchar, ser asertivo…)

– Es preciso poner límites y respetarlos, los propios y los ajenos

Mon Laforte. Mural
Mon Laferte. Street Art. Mural en Valparaiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *