Realización

Quizás últimamente te preguntaste:

¿Cómo podría “realizarme” en tiempos convulsos, en tiempos de crisis… Tiempos en los que en muchos casos me arrastra la sensación de tropezar una y otra vez, y de no acabar de estar bien conmigo?

Esa cuestión, entretejida con otras tantas, ha venido destilándose entre los participantes del grupo desde hace un tiempo. Interrogantes del tipo:

¿Cómo sentirme mejor con las cosas que hago?

¿Cómo estar mejor conmigo misma y con mis decisiones?

¿Cómo averiguar realmente que es bueno para mí?

Eudaimonia

Me hicieron aterrizar en la Eudaimonia. Un concepto que hizo que Platón se centrara en ayudar a las personas a alcanzar un estado de realización personal, un estado que permitiera lograr el propósito vital de cada uno; lo que hace tiempo empezamos a abordar desde la razón de ser ó ikigai.

Pensar más

Entre las consideraciones que Platón hizo para mejorar la vida de las personas, me parece especialmente enriquecedora la idea de: pensar más. Pensar sobre lo que queremos y cómo lo queremos. Detenerse en y con uno mismo. Hacer un ejercicio honesto y personal de lo que quiero, y cómo lo quiero.

Sobre esto, el filósofo aconsejaba “tener cuidado” con las opiniones de los demás, con el “sentido común de los otros”, y alertaba de los prejuicios, errores, y creencias que podían conllevar. Para ello planteaba la premisa fundamental: conócete a ti mismo. Insistiendo en la necesidad de examinar nuestras ideas, tus ideas;  para ello Platón propuso como método la discusión socrática, un diálogo que podía ser con uno mismo o con otra persona.

De la razón a la creación

Hoy nosotros hemos tomado el testigo de ese diálogo, introduciendo el trazo. Hemos arrancado con el pensamiento y aterrizado en la expresión plástica. Viajando de la razón a la creación.

El ejercicio de mirar hacia dentro ha desvelado lo que me apasiona, algo intrínseco, alineado conmigo. Intuyendo lo que me “mueve”; con mi familia, con mis amigos, con mis estudios… empezando a dar forma a mi conjunto de propósitos vitales. Tras visualizarlo lo he empezado a expresar trasladándolo al papel.

La interpretación de cada dibujo es tan personal como el dibujo mismo, se trata  de que cada uno se lance a expresar lo que hay y que uno mismo se dé cuenta. En nuestro caso, el grupo además tiene un importante papel, porque “devuelve” la mirada de los iguales y permite construir un discurso más rico y complejo.

Y en paralelo, hemos puesto el acento en el camino, en lo que pasa mientras tanto.

Mira en tu interior

Expresa

Observa

Contrasta

Plantéate un plan de acción

Busca apoyo

Camina

No procastines

Sé generoso con  tus equivocaciones

Disfruta de las satisfacciones intermedias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *