Saliendo del laberinto (3)

Una Gymkana colaborativa en línea ha sido la actividad con la que hemos cerrado nuestra trilogía del laberinto (Ver: Hacia el laberinto (1) y Dentro del laberinto (2); Aunque ni que decir tiene, que si te apasiona el universo de indagar en tu interior, nunca podrás dar por finalizado el recorrido; y es que en tu personal laberinto, siempre tendrás la posibilidad de encontrarte ante un ángulo muerto, una solución, una calle sin salida, un lugar de no retorno, un espejismo, y todo lo que vaya ocurriendo mientras tanto, de lo cual tu serás el absoluto protagonista.

El contra-mito

El punto de partida ha sido el contra-mito del mito de Teseo. Desde la antigüedad, la historia clásica del minotauro ha dado cabida a múltiples relatos, sub-relatos e interpretaciones. Frente a todo ello, uno de los escritos que me parecieron más interesantes relativo al héroe y su mundo fue la historia de Julio Cortázar acerca del minotauro renovado.

En esta especie de cuento, el autor da la vuelta al mito, viendo en el minotauro al hombre libre, al poeta… al ser diferente al que la sociedad y/o el sistema ha encerrado en un laberinto. Al final, el minotauro resulta que es un ser inocente que convive con los que consideramos sus “rehenes” (para el minotauro no es así), quienes danzan, juegan y son felices en el interior del recinto. El laberinto y todo lo que implica, encierra un enigma complejo de resolver, exportable a una gran cantidad de situaciones de la vida, de nuestra vida.

Gymkana colaborativa

Y así, “dando la vuelta” a lo conocido, hemos pasado por distintas “pruebas” donde la emoción, la habilidad y la conexión se han entrelazado.

Además, para “tomar tierra” hemos partido de diferentes estímulos audiovisuales; identificando preguntas necesitadas de nuestra propia mirada y de la ajena, imprescindibles para conocernos un poquito más. Naturalmente, no todos los interrogantes han tenido respuesta inmediata, parte de ellos aguardaran en la memoria para activarse cuando los acontecimientos cotidianos les den cabida.

¿Qué valor le dais a la curiosidad? ¿Cuanto de curios@ te consideras?

 ¿Qué característica aportarías a un equipo?

¿Es justo el castigo?
¿Qué opináis de los castigos?
¿Os funcionan los castigos?

¿Creéis que la esperanza es un motor?
¿Cuáles son vuestras esperanzas?

¿Cómo te relacionas con la culpa?
¿Cómo la vives?
¿Cómo te afecta?

                    Imagina que pasa el tiempo; un día, mirando tu pasado te das cuenta que fuiste otra persona, y ahora, ese otro ser no te gusta ¿Hasta qué punto eso ya no te importa, porque lo realmente significativo es lo que eres EN ESTE MOMENTO y lo que hagas AHORA?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *