¿Sirve sufrir para algo?

El dolor es una sensación incómoda y desagradable que padecemos los seres vivos con sistema nervioso central. Es una señal de alerta, que nos avisa de qué algo anda mal. Además es una experiencia subjetiva, no hay dos dolores iguales, medir el dolor es harto complicado, y sobre todo muy relativo.

Sufrimiento

En ocasiones, dolor y sufrimiento van de la mano, muchas veces el segundo es consecuencia del primero, y aunque no son lo mismo, podríamos considerar que el sufrimiento es un dolor prolongado en el tiempo, una sensación fruto del desgaste del sistema nervioso, ocasionado por causas físicas o emocionales y, según el psicoanálisis, siempre es consciente.

El dolor no es una elección, pero no tengo muy claro hasta que punto el sufrimiento lo es, quizás en algunas ocasiones podamos hacer frente al sufrimiento, dejar de alimentarlo y hacer que se vaya diluyendo hasta desaparecer, otras veces puede que no sea así.

Un poco de filosofía

Ambos conceptos: dolor y sufrimiento habían surgido en más de una ocasión en el grupo siendo interpretados de forma muy diferente cada participante. Para situar la sesión, me pareció muy adecuada la visión de la vida de Schopenhauer y su respuesta al sufrimiento humano.

El filósofo alemán apuntaba que nuestro mundo había sido creado por una especie de demonio cuyo objetivo era el sufrimiento de los seres humanos, una especie de gran sádico. Entiendo que era su modo de explicar lo que Schopenhauer consideraba un sufrimiento constante.

Enlazando el interés del pensador por el Budismo, y su consideración de nuestra equivocación en “existir para ser felices” (el no serlo nos genera dolor); hemos llegado a la conclusión de que es complicado saber para qué existimos. Puede que no haya una respuesta genérica, y cada uno tenga que averiguar para qué está aquí.

Incorporar la ilusión

Mientras lo averiguamos y como salida al dolor prolongado, es una muy buena idea la de tratar de reducir nuestros impulsos negativos, estando por encima de nuestros deseos (como hacen los verdaderos sabios); e incorporar la ilusión a nuestra vida (la motivación, las ganas de hacer cosas…). Para ello el pensador proponía el cultivo del arte y la filosofía; pero yo creo que hay muchas más cosas, como alimentar los afectos y hacer cosas por y para los demás.

Con todo ello y la inspiración de grandes artistas que han transitado por sus sensaciones de sufrimiento, el grupo ha expresado su sentir en forma de lugares sosegados y esperanzadores, entiendo que fruto de nuestras dos horas de viaje. Y definitivamente, a la pregunta inicial de: ¿Sirve sufrir para algo? la respuesta ha sido: NO. Si puedes acortar tu dolor hazlo, trata de evitar el sufrimiento innecesario. Sufrir no sirve para nada bueno.

 

Lápiz y acuarela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *