Lo que me nutre

Arrancar el curso con varios talleres muy próximos en el tiempo, con distinto perfil de usuarios (edades, características, intereses, trayectorias…), y percibir que la inspiración que los conduce es la misma, es algo propio de mí y que enlaza con mi sentir, mi mirada, mi coherencia, y mi forma de trasladar mi energía vital a los grupos y a las personas a las que acompaño en sus procesos de desarrollo personal. Y es algo que, además de proporcionar herramientas a los demás para su propio alimento, personalmente me nutre y me hace crecer y evolucionar.

Lo que me sirve para vivir

Nutrir, alimentar, sustentar, mantener, sostener, fortalecer, robustecer, vigorizar, reforzar… son sinónimos o expresiones de lo que me sirve para vivir -que no sobrevivir-, lo que me acompaña, lo que busco para motivarme y estar de nuevo estimulada/o para continuar mi recorrido. Lo que también podría tomarse por… ¿momentos de felicidad?

Verbos todos para describir la necesidad que nos impulsa a mirar dentro y a observar fuera; a tomar lo que creo que necesito; probarlo, testarlo, entrenarlo, instaurarlo y hacerlo propio. Porque cuando: canto, bailo, comparto, río, escribo, escucho música, cocino, abrazo, amo, nado, beso… pongo en movimiento un conjunto de sutiles mecanismos que partiendo de mi cuerpo, colocan a mi cerebro en un lugar de crecimiento y expansión alimentando mi mente y mi espíritu.

Cambiar lo que no nos va bien

Para modificar ciertas formas de funcionar que no nos hacen bien, ciertos parámetros establecidos fruto de la educación, la repetición y/o las creencias, solo hay que detenerse, observar lo que nos estorba y apartarlo, y centrarnos en lo que nos hace bien y entrenarlo. Es tan sencillo como arrancar con pequeños gestos cotidianos a nuestro alcance que transformen nuestra perspectiva, nos estimulen, nos hagan sonreír, y nos permitan mirarnos con generosidad y benevolencia.

La respiración consciente, la atención al cuerpo, la presencia plena, el movimiento corporal, la inspiración en otros, la palabra y la experiencia plástica de lo individual a lo grupal han sido  nuestras dinámicas creativas. Gracias a todos los que las habéis hecho posible.