De celos, “pelusa” y desconfianza

De algún modo, los celos son el resultado del miedo a perder, que es el que hace que realmente perdamos, y eso es muy triste, genera mucho desequilibrio y aleja de nosotros a las personas que queremos.

Aunque los celos son naturales, el sentimiento de celos desbordados no siempre se reconoce, el hacerlo, facilita que lo desmontemos.

Celos tóxicos

Todos tenemos celos, pero los celos en grado máximo, los que causan problemas, son los tóxicos: la celotipia.Tenemos celos patológicos cuando la necesidad de controlar al otro causa sufrimiento, cuando el deseo de que el otro esté solo pendiente de mí, se convierte en sufrimiento personal y hace sufrir al otro. Sufrimiento asociado a sentir que puedes perder lo que amas.

Reconocer los celos

¿Cómo saber si tenemos un problema con nuestros celos? Reconociéndolos.
Los celos relacionados con mi conducta, tienen que ver con lo que hago, (cosas que cambio en mi día a día por mis celos).
Los celos relacionados con mi comunicación, se refieren a la forma en que hablo a la persona causa de mis celos (cuando genero un sensación de interrogatorio, cuando “acoso” y desconfío del otro…)

Hoy, a partir de la sensación sentida de CELOS, los hemos identificado, localizado y expresado, trabajando en torno a lo representado: (¿cúando tienes celos? ¿de quién tienes celos? ¿porqué? ¿qué tienes miedo a perder?), desvelando las claves para desmontarlos.

Vencer los celos en 4 pasos

Voluntad: Querer abordarlos. Estar motivado para canalizarlos.
Tomar consciencia de lo que pasa, de lo destructivos que son para la persona que los vive.
Reconocerlos y verbalizarlos en contextos de confort y confianza.
– Aunque nos cueste, empezar a cambiar formas de funcionar (ser generosos). Que incluso si los celos siguen estando, NO TE PUEDAN.