Viajeras de lo desconocido

La curiosidad es el deseo de aprender, entender cosas nuevas y saber cómo funcionan. Es la expresión innata que tenemos los seres humanos de incorporar y dominar nuevos conocimientos que a su vez amplíen nuestra mente para explorar otros puntos de vista. La curiosidad nos ayuda a mejorar nuestras habilidades para resolver problemas, aporta ideas interesantes e innovadoras, y contribuye a la interacción con los demás.

De niños a adultos

La mayoría de nosotros recibimos este instinto en la infancia, pero a medida que crecemos disminuye el sentido de novedad y exploración. Preferimos la certeza, la seguridad y lo práctico. Y sin embrago, a lo largo de la vida nos vamos a encontrar con multitud de situaciones en las que tendremos que procesar nuevos descubrimientos, desgranar ideas y planificar estrategias concretas. Siempre vamos a necesitar observar, explorar, hacer preguntas, y aventurarnos en lo desconocido.

Las ventajas de ser curiosa

Cuando tenemos curiosidad e interés en lo que estamos haciendo, es más fácil involucrarnos, esforzarnos y hacerlo bien. Cuando despertamos la curiosidad, aumenta la actividad en el hipocampo, y se potencia el área relacionada con la recompensa y el placer.

La curiosidad se asocia con mayores niveles de emociones positivas, menores niveles de ansiedad, mayor satisfacción con la vida, y un aumento del bienestar. Nos protege contra el aburrimiento y mantiene la mente fuerte, alerta y en buena forma, activa en vez de pasiva, ávida por saber y entender. De este modo: desarrollas tu creatividad, aprendes más rápidamente, y te mantienes atenta a nuevas ideas y posibilidades. Todo lo cual, conlleva beneficios psicológicos, emocionales, sociales, y una mayor salud física y mental.

Viajeras de lo desconocido

Hoy, con la curiosidad como valor, y el deseo de aprender como motor, hemos indagado en:

Lo me gustaría aprender…

¿Por qué lo quiero aprender?

¿Qué voy a hacer más tarde con ese conocimiento?

¿Qué personas pueden ayudarme? ¿cómo?

Y también, hemos trazado tres recorridos a tres destinos posibles: Cangonamá en Ecuador, Tánger en Marruecos y la ciudad de Valencia. El modo de viajar, la compañía – o no-, los recursos, el sentido del viaje las posibilidades y todo los que puede ocurrir en torno al mismo ha formado parte de nuestra aventura.

 

Claves para impulsar tu curiosidad

1. Mantén la mente abierta, evita prejuicios, haz preguntas, escucha, observa.
2. Lee, escucha podcasts, ve videos, asiste a museos, exposiciones, conferencias… ¡”agita” tu mente!
3. Estate atenta a temas con los que no estés muy de acuerdo, atiende otros puntos de vista sin juzgarlos, contrasta.
4. Contradícete de vez en cuando.
5. Conoce gente fuera de tu círculo de amigos.
6. Emplea el aprendizaje activo participando en el mismo.
7. Sal de tu zona de confort, prueba algo diferente.