Procesos de evolución

 Los cierres de curso abarcan muchas emociones y sentimientos encontrados: la alegría del fin de la actividad académica, la perspectiva de las vacaciones… y la pena por interrumpir el encuentro en este espacio en el que el vínculo ha generado miles de pequeños procesos de evolución y crecimiento. Hoy, teniendo en cuenta todo ello, nos hemos centrado en lo que ha supuesto este último ciclo y el consiguiente desarrollo personal de cada un@.

Resulta gratificante que sean l@s propi@s chic@s quienes soliciten trasladar a sus compañer@s:

“como hemos evolucionado a partir que hemos llegado al grupo”

Para articularlo, tras nuestra habitual “Rueda del sentir” hemos propuesto un ejercicio plástico a base de pinturas con silicona y elementos naturales, creando una pieza significativa en torno a una palabra que nos haya hecho avanzar :

Amor, confianza, generosidad, amistad, lealtad, respeto…

Después lo hemos compartido con el grupo. Entre los testimonios, transcribo algunas narrativas llenas de metáfora y autenticidad:

“Creo que debemos de poder visitar nuevos universos… visitando un solo sitio no es suficiente para la vida, hay que ir a muchos sitios y disfrutar de ese lugar… en cada sitio hay un ambiente diferente… eso nos permite conocer y respetar…”

“… recuerdo cuando llegué, no sé cuanto dolor llevaba mi pecho, no sé cuantos moratones tenía mi alma… desaparecí y volví, con un poco de azul en mi sentir… queriéndome quitar parte de ese año el dolor en mi garganta… quitarme el parche que tenía atado a mi corazón… después encontré fuerzas donde no tenía… busqué mar en un desierto donde queda mi alma… el grupo de mitoARTfue mi sorbito de agua, mi sombra en el desierto…  la fuerza del agua y las olas en mi corazón… gracias por ser mi fuerza”