La sensación sentida

En paralelo a la iniciada construcción de vínculo -en esta ocasión, mediante el uso de situaciones recreadas a partir de objetos simbólicos-, hoy nos hemos adentrado en un proceso de interiorización personal para hallar la sensación sentida y poder trabajar con ella de modo concreto.

Puesta la inspiración en el focusing de Eugene Gendlin, hacemos un ejercicio de introspección  centrándonos en detectar la sensación que sentimos bajo nuestra piel, para atender y comprender el significado de lo que nos dice nuestro cuerpo. A partir de un hecho relevante, tratamos de recordar en qué lugar lo sentimos (¿en el pecho, en el estómago, en el corazón…?). Y desde ahí, prestamos atención a lo que nos pasa, a su significado.

Los pasos del focusing

– Colócate en una postura cómoda.Toma consciencia de los ruidos, de la temperatura… Ordena y abre tu espacio externo y después encamínate a tu espacio interno.
– Cierra los ojos y respira. Déjate sentir, dirige tu atención a tu vientre y a tu pecho, observa el aire entrar y salir.
-Repasa tu cuerpo, relájate y suelta.
-Obsérvate: Preocupaciones, tensiones, incomodidades, lo que te impide estar bien y centrad@; tan solo percibe y reconoce la sensación sentida. Crea un espacio, mantén una distancia entre lo que sucede y tú. Escoge y lleva tu atención a una sensación. Fíjate en que parte de tu cuerpo surge. Quédate ahí y siéntela.
Concrétala, ¿a qué se parece? Si tuviese un sonido, un movimiento, un color, una palabra, una frase…
-Quédate con la sensación sentida el tiempo necesario hasta que algo traiga un cambio en esa sensación. Mira si eso te alivia.
– Pasado un tiempo, permítete recibir eso, deja que la sensación a la que has llegado te acompañe. Siéntela. Presta atención a tu sentir global.