Conocernos mejor

La reflexión de la anterior sesión acerca del cambio abrió muchas preguntas sobre nosotros mismos. Cuestiones sobre ¿cómo soy realmente?, ¿Qué es lo que prima en mí?, ¿Cuál es mi esencia?. Desde ahí nos hemos centrado en empezar a conocernos mejor, en acercarnos a nuestro yo verdadero, para poder averiguar: ¿qué necesitamos? ¿qué nos hace bien?. Y fundamental: lo que NO es bueno para nosotros.

Lo que nos define

Siempre que abordo el tema del autoconocimiento me parece que hay dos variables imprescindibles: Como te ves tú a ti mism@, y como te ven los demás. Si ese ejercicio se hace desde la sinceridad más absoluta, con la intención puesta en sumar; podremos empezar a averiguar qué es realmente lo que nos define, lo que nos diferencia, lo que nos mueve. Y a partir de ahí podremos decidir qué hacer con ello.

Lo ideal es conformar un contexto seguro donde preguntar a las personas que te conocen bien. Siendo conscientes de que lo que nos dicen los demás se hace desde la aportación, y en ningún momento será para hundirte ni hacerte daño, incluso si algunas cosas pueden doler.

Con lo que nos gusta escuchar sobre nosotros mismos no hay problema. Pero ¿qué pasa cuando me dicen algo que no me gusta, algo que han visto en mí y yo no percibo, o lo veo pero no lo quiero ver... ? ¿Cuándo siento la “injusticia” del otro? porque: ¿soy demasiado generoso conmigo, demasiado ciego? o ¿me estoy autoengañando?

Procesos humanos de interacción

Para hacer este ejercicio hay que estar en disposición abierta, prescindir del juicio, con una autoescucha activa muy sincera, ganas de tomar nota de todo; reflexionarlo, contrastarlo y desde la coherencia, abordarlo.

Después de una aproximación plástica con cuentas y pastas de colores moldeables, la dinámica principal se ha basado en la Ventana de Johari, una herramienta de psicología cognitiva para ilustrar los procesos humanos de interacción. Nosotros la hemos adaptado.

Desde el grupo hemos propuesto una serie de características con el fin de facilitar la identificación de las mismas. Los chicos y chicas se han distribuido por el espacio de modo arbitrario, con los conceptos comentados, la observación del otro, la sinceridad y la garantía de que la expresión de cada uno estaba protegida por el anonimato. Entonces, han realizado un ejercicio de introspección sobre la propia percepción de un@ mismo y de cada uno de los demás. Tomando nota de modo independiente.

Me he llevado los papelitos para organizarlos y poderlos devolver en la próxima sesión. Me ha impresionado lo centrados que han estado, el interés que se han tomado. El silencio mientras reflexionaban. Al acabar ha sido unánime el querer saber qué opinaban los demás de cada uno. Esto será la próxima vez.

Interacción, escucha y comunicación

Un equipo es un grupo de personas con un mismo objetivo. Su unión permite combinar y complementar sus fortalezas para conseguir lo que se han propuesto. Dicho lo cual, no tengo muy claro que sea fácil hacer equipo. De hecho, hay personas que no son muy partidarias del trabajo en equipo, creo que la mayor parte de las veces el rechazo es por ignorancia (la derivada del propio desconocimiento de cómo conformar un buen equipo), otras veces no se aprecian las bondades de trabajar de forma conjunta, y finalmente está la huella de las malas experiencias.

Trabajar en plural

Una de las claves, y posiblemente un primer paso, sea la voluntad de hacerlo, de trabajar en plural. Otro de los pasos será determinar las habilidades de cada participante para poder repartir tareas que desemboquen en la consecución del objetivo común.

El valor añadido y la riqueza que diferencia a un grupo de otro vendrán de la diversidad de lo que cada uno de los integrantes aporta. Todo ello generará sinergia y enriquecimiento, lo cual también contribuye a consolidar el vínculo.

Juego y narrativa

Hoy en la sesión nos hemos servido de diversos ejercicios de creación de equipo desde el juego y la narrativa, activando diferentes modos de comunicación. Partiendo de la creación de 2 equipos, cada uno ha tenido como misión construir una historia, a partir de la utilización de imágenes y recursos visuales y plásticos. Cada equipo ha diseñado su camino, jugando con la forma y la expresión; y después ha propuesto al otro recorrer su itinerario invitándoles a descifrar la historia pensada.

Al final, además de comprobar la consecución del objetivo, nos hemos centrado en cómo nos hemos sentido a lo largo del proceso, en cómo se han tenido en cuenta mis ritmos, en cómo me he sentido escuchado y cómo he escuchado y respetado a los demás, y cómo he expresado mis necesidades. Interacción, talentos, escucha y comunicación.