Interacción, escucha y comunicación

Un equipo es un grupo de personas con un mismo objetivo. Su unión permite combinar y complementar sus fortalezas para conseguir lo que se han propuesto. Dicho lo cual, no tengo muy claro que sea fácil hacer equipo. De hecho, hay personas que no son muy partidarias del trabajo en equipo, creo que la mayor parte de las veces el rechazo es por ignorancia (la derivada del propio desconocimiento de cómo conformar un buen equipo), otras veces no se aprecian las bondades de trabajar de forma conjunta, y finalmente está la huella de las malas experiencias.

Trabajar en plural

Una de las claves, y posiblemente un primer paso, sea la voluntad de hacerlo, de trabajar en plural. Otro de los pasos será determinar las habilidades de cada participante para poder repartir tareas que desemboquen en la consecución del objetivo común.

El valor añadido y la riqueza que diferencia a un grupo de otro vendrán de la diversidad de lo que cada uno de los integrantes aporta. Todo ello generará sinergia y enriquecimiento, lo cual también contribuye a consolidar el vínculo.

Juego y narrativa

Hoy en la sesión nos hemos servido de diversos ejercicios de creación de equipo desde el juego y la narrativa, activando diferentes modos de comunicación. Partiendo de la creación de 2 equipos, cada uno ha tenido como misión construir una historia, a partir de la utilización de imágenes y recursos visuales y plásticos. Cada equipo ha diseñado su camino, jugando con la forma y la expresión; y después ha propuesto al otro recorrer su itinerario invitándoles a descifrar la historia pensada.

Al final, además de comprobar la consecución del objetivo, nos hemos centrado en cómo nos hemos sentido a lo largo del proceso, en cómo se han tenido en cuenta mis ritmos, en cómo me he sentido escuchado y cómo he escuchado y respetado a los demás, y cómo he expresado mis necesidades. Interacción, talentos, escucha y comunicación.