Mapa de sueños

Un mapa del tesoro, o un mapa de sueños, no es un juego… o sí. Un juego con mucho significado, que va más allá del «entretenimiento» o la «diversión», integrando uno de los aprendizajes más valiosos: El aprendizaje de uno mismo desde uno mismo, el aprendizaje en primera persona.

Conócete a ti mismo

“Conócete a ti mismo” era una frase inscrita a la entrada del tempo de Apolo, en Delfos. Venía a ser el saludo que el dios dirigía a los visitantes al lugar sagrado, deseándoles sabiduría; y que alude a la importancia que desde antiguo tenía el autoconocimiento para el ser humano.

Autoconcepto y proyección

De entre todas las dinámicas para trabajar el autoconcepto y la proyección, el mapa de sueños es de las más  profundas y reveladoras. Se plantea a partir del inconsciente, invitando a detenerse en lo que uno admira, lo que sueña, lo que desea… y todo lo que se encuentra está mágicamente relacionado con uno mismo.

Empezamos visualizando la persona en la que me quiero convertir, creando desde la emoción. A continuación planteamos una serie de estímulos visuales a través de la palabra y la imagen. Se trata de detectar con los que cada uno sintoniza. Tratando de no pensar demasiado, solo desde el sentir y la conexión, mediante micro-ejercicios de rasgado y de activación de la psicomotricidad fina, se eligen: frases, palabras, fotografías…

Eje cerebro-corazón

A continuación hay un tiempo para detenernos en lo elegido. Seguimos aplicando corazón, y ahora incorporamos mente. El eje cerebro-corazón se hace visible. Realizamos unos ejercicios para seleccionar e identificar: lo que queremos hacer, lo que sabemos hacer y lo que podemos aprender a hacer mejor. Y en torno a la imagen de cada uno se va conformando el propio mapa.

El cerebro no distingue entre lo real y lo imaginario, por eso la visualización funciona. Además, es preciso incorporar el ponerse manos a la obra para que eso que visualizas pueda ocurrir; (por ejemplo, si tienes un examen visualiza que lo vas a superar, créetelo y ponte a estudiar).

Mapas

Mapa de tesoros, porque alberga los mil tesoros que forman parte de cada uno, y en el centro el tesoro más importante: uno mismo. Mapa de sueños, de proyecciones, porque asienta de manera tangible los deseos que albergamos en lo más profundo, dándoles forma y trayéndolos a tierra.

Y a partir de ahí, hemos empezado a trazar una ruta. El primer paso ha sido el reto que ha surgido de cada participante, relacionado con su sueño, y su superación.

Jugar y aprender 

Me fascina cómo el cerebro reproduce en nosotros sensaciones similares a las que tuvimos en el momento al que nos remonta el recuerdo, cuando se activa la memoria de algo agradable. También me parece increíble la capacidad de nuestro cuerpo y nuestro cerebro de hacernos percibir situaciones satisfactorias cuando pensamos en un futuro gratificante. Al parecer también opera al revés, es decir haciéndonos sentir mal/incómodos cuando las sensaciones a las que nos remontamos, o las que estamos proyectando no son de nuestro agrado.

Esto, que de manera intuitiva muchos de nosotros alguna vez hemos presentido, es algo que hoy día viene refrendado por los estudios de neurociencia. Que a su vez vienen a confirmar las bondades del pensamiento positivo, desde mi punto de vista algo también ligado a las bondades de practicar el optimismo.

Madres e hijos/as online

Con esa base conceptual, hemos estructurado una sesión particularmente especial, al ser la primera que hacemos con madres e hijos/as online. Además de superar los obstáculos propios de aunar disponibilidad, coincidencia de horarios, resistencia a las pantallas, conexión a internet y encuentro en una nueva plataforma de videoconferencia, ha sido maravilloso percibir desde el otro lado las ganas de participar, de entregarse a la propuesta, y de ser realmente parte activa.

Y es que dos horas dan para mucho cuando hay interés; por eso hemos practicado la generosidad, entrenado la paciencia, aprendido algo más de tecnología, experimentado la presencia plena, probado la atención, ejercitado la creatividad, proyectado en positivo, expresado con la plástica y escuchado con respeto y sin juicio.

Encuentro intergeneracional

No creo que padres y madres deban ser amigos de sus hijos e hijas, pero si creo que jugar y aprender  conjuntamente es una asignatura pendiente tanto para unos como para otros, por eso todas las iniciativas que propicien el encuentro intergeneracional son deseables; y si además se interactúa desde la horizontalidad y se ejercitan gran cantidad de habilidades, tanto mejor. Mil gracias a quienes lo habéis hecho posible