La expresión más allá de la palabra

Expresar lo que tenemos en la cabeza, lo que realmente queremos trasladar, mostrar, comunicar… es algo que para algunas personas sigue suponiendo un desafío diario. La conexión entre lo que siento y lo que pienso, y en tercer lugar la expresión de ello, es algo que no siempre se corresponde.

El darnos cuenta y el contar con el feedback del otro respecto a lo que ha entendido es fundamental para tener una buena comunicación. Hoy hemos trabajado con la expresión mas allá de la palabra, con todos esos modos que tenemos de comunicar y trasladar lo que de verdad tenemos dentro y queremos exteriorizar.

Aprendiendo a expresar

Y lo hemos hecho desde la respiración consciente, la vocalización pautada, el juego de los trabalenguas, la visualización positiva enfocando lo que queremos que ocurra (que el receptor entienda perfectamente nuestro mensaje). Hemos grabado las diferentes formas de expresar y hemos escuchado con atención y con sentido crítico, situándonos en el otro lado. Hemos abordado la organización de las ideas, la escucha activa… todo ello elementos con los que seguir practicando.

Hemos expresado con el gesto, la mirada, la corporalidad y la plástica. Nuestros soportes han sido carcasas de CDS, y nuestras herramientas: pinceles, esponjas y muñequillas expresando con colores y texturas, en un ejercicio de extensión de la comunicación más allá de la palabra.

Claves

Y recuerda, cuando tengas que comunicar:

  • Cuida tu presencia: postura erguida, estar en el aquí y el ahora.
  • Muestra  cercanía, interactúa, busca el contacto visual. Genera confianza, siente aprecio por los que te escuchan. No ocultes tu vulnerabilidad y posibilita la identificación.
  • Entrena tu seguridad, ensaya, muestra aplomo y confianza. Huye de lo perfecto. Habla de cosas que conoces, cosas en las que crees. Prepárate. Ve con calma, llega a tiempo, habla despacio y no tengas prisa por salir corriendo.

Encajar la crítica

Está presente, forma parte de nuestras relaciones. Con mejor o peor intención es difícil dejar de opinar sobre lo qué piensan y/o hacen los demás, y sobre cómo lo hacen

Y también nos llega la crítica ajena, los comentarios de los otros, la mirada externa ante nuestras formas de pensar y actuar.

Con eso y con todo:

¿Qué es ese gigante inmenso llamado crítica?
¿Por qué criticamos?
¿Cuándo y porqué nos sentimos criticados?
¿Qué hacemos cuando nos critican?
¿Cuántos modos de críticas hay?
¿Qué proyectamos cuando criticamos? 

La crítica afecta al comportamiento general de la persona, por eso es tan importante saber abordarla y convertirla en un instrumento de mejora: encajar la crítica. Para ello hoy hemos transformado pequeñas cajas de cartón, a base de aplicaciones de elementos naturales, personalizando pequeños receptáculos de la crítica propia y ajena.

Tipos de crítica

La crítica ofensiva/destructiva. Se enfoca en anularnos, no ayuda y puede ser demoledora.

Por el contrario, la crítica constructiva es muy enriquecedora, pone de manifiesto nuestros puntos débiles como una oportunidad para mejorar. Se trata de saber situarla y encajarla.

De cualquier modo, con una u otra es muy fácil sentirse atacados, ponerse a la defensiva y contra-atacar.

Hoy hemos abordado la crítica y los diferentes posicionamientos.

Cómo actuar ante la crítica:

1-Cuando sea ofensiva/destructiva: pasa de ella. Evita el enojo, el enfrentamiento, la negación, la oposición, el rechazo. Evita atrincherarte, porque te quedarás en lo negativo.

Cálmate. Respeta sin confrontar. Mantente distante y modifica tu rumbo. Recuerda: esta crítica no aporta, no sirve para nada, nace de la frustración, por eso lo mejor es ignorarla.

2-Cuando sea constructiva, pregúntate: ¿Habla de mí o habla de él/ella, cuánto me conoce esta persona? Averigua si es real.

a) Si no es cierto, ignórala. En muchos casos las críticas que conllevan afirmaciones categóricas generan prejuicios que se perpetúan en el tiempo y no son verdad. Trata de que no te afecten.

a) Si lo reconoces, descubre si quieres y/o puedes cambiar. Escucha y acepta parte de responsabilidad. Incorpora la posibilidad de ser flexible y cambiar. Asúmelo y ponte a ello. Siempre te hará crecer.

Vencer la pereza

Siempre me ha impresionado el significado del trabajo plástico de Judith Scott, una mujer que logró expresar su complejo mundo interior eligiendo objetos, forrándolos y envolviéndolos en lana. Y es con esa premisa creativa que hemos utilizado ramas y cortezas de árboles secos, junto a bobinas de hilos y lanas de colores para dar forma al contenido del taller.

Los diferentes compromisos personales que se vienen asumiendo en las sesiones pueden parecer sencillos pero resultan de un calado importante cuando nos damos cuenta que para lograr su consecución se requiere de compromiso y constancia. Proponerse superar un reto un día puede ser relativamente fácil, ahora, mantenerlo en el tiempo es un ejercicio que al iniciarse suele necesitar de unas cuantas herramientas, entre ellas, las que nos ayudan a vencer la pereza.

Seguro que os suena aquello de: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”
Cuando la pereza se posiciona, (mmmm q pocas ganas, no lo haré, lo dejo para luego, para mañana… y cuando llega el momento seguimos posponiendo). Tantas buenas intenciones, y tanta procastinación… Hoy hilamos algunas claves para vencerla.

Claves para vencer la pereza

Crea hábitos. Automatiza tareas, empieza poniendo disciplina (al principio costará), y luego conviértelo en natural.
Evita hacer las cosas a medias. Cuando estés cansado, descansa. Céntrate de lleno.
Averigua tú motivación. Activa tu motor. Descubre porqué es importante para ti. Porqué has de hacerlo cuanto antes.
Atiende tu cerebro:
1- Facilita las cosas en tu mente. Elimina los exagerados impedimentos mentales cuando te propongas hacer algo.
2- Engaña BIEN a tu cerebro. Empieza la acción y retrasa la emoción. Dite que vas a hacer esa acción que tanto te cuesta solo un minuto. Cuando empieces a hacerlo vas a continuar porque lo más difícil es empezar. Inicia lo antes posible, no aplaces.
3- Póntelo fácil para la acción. Estructura tu vida, tu entorno y tus actividades. Diseña microacciones. Comprometeté ante los demás.

Contar lo que sientes

En el cierre de la pasada sesión, una de las chicas expresó la necesidad de “aprender a contar lo que sientes“, algo que si bien habíamos abordado en otras ocasiones, no por ello dejaba de estar suficientemente integrado.

Distintas maneras de expresar

Aquello, y la experiencia individualizada con personas ajenas al grupo y con particularidades muy diversas, me hizo reflexionar una vez más en lo diferentes que somos, y en las distintas maneras que tenemos de expresar y trasladar lo que ocurre bajo cada una de nuestras carcasas.

De la necesidad de contar lo que a un@ le ocurre, existente en una gran parte de las personas, pasamos a los individuos que dicen no necesitan narrar su sentir. Lo que no quita que haya modos de expresarlo y hacerlo visible.

Hay personas que sueltan a quien más cerca tienen como se sienten, algunos son partidarios de dejarlo para los más confiables, otros se sirven de desconocidos. Los hay que estallan a la primera de cambio, los que lo ocultan bajo un correcto caparazón, quienes lo alimentan hasta que también algo que colma el vaso les hace explotar… Quienes buscan el momento y quienes no. Otros transforman su angustia, se centran en una actividad y van diluyendo poco a poco su desazón. Los hay que hacen deporte. Y los que no quieren verlo. Incluso algunos olvidan lo que les pasa.

Trasladar de modo asertivo

Tanto si tienes un modo consciente de trasladar tu sentir como si no lo tienes, te vas a encontrar con situaciones que trasladar de modo asertivo ante el otro tu estado emocional va a ser necesario y fundamental, y es con todo esto con lo que hemos trabajado en nuestra sesión.

Hemos utilizado unas cajitas de papel como contenedores de los diferentes sentires para expresar los modos de cada un@ de manera anónima; abordando todo lo expresado desde la vivencia grupal. Nuestro objetivo, contar BIEN lo que sientes:

  • Identificando tu emoción
  • Siendo sincer@
  • Haciéndote cargo de ti, de lo que te ha generado lo que sientes
  • Buscando el momento
  • Expresando en primera persona
  • Escuchando de modo inteligente
  • Integrando el sentir del otro
  • Reformulando tu sentir

Querer bien

Hemos arrancado la sesión tomando como referentes grandes mujeres de la historia que han sufrido desamor, algo que pienso, es consustancial al ser humano: Zenobia Camprubi, Camille Claudel, Emilie du Chatelet, Elena Garro, Martha Gellhorn, Lee Krasner, Hedy Lamarr, Mileva Maric, Mary Moffat, Gabriele Munter, Zelda Sayre…

A partir de ahí, alternando corazones enteros y corazones rotos, hemos plasmado lo que cada un@ ha identificado como: “amor” (querer bien), ausencia de amor y “desamor” (apego/querer mal) en base a situaciones expuestas mediante palabras, frases y dibujos.

Después, las chicas han expresado unos cuantos modos de entrenar prácticas sanas en nuestras relaciones afectivas:

Ser clar@ y transparente. Se trata de expresar abiertamente el sentimiento y el pensamiento. Evitar lanzar indirectas. Verificar que el otro me ha entendido. Debería de prevalecer la escucha sin juicio y el apoyo ante los problemas de la persona a la que queremos.

Mi sentir es mío y también mi responsabilidad. Evita la culpa contigo y con el otro. La culpa es un veneno que nos han inoculado malsano y que solo hace daño. Frente a ello: asume tu responsabilidad y ten cuidado con la idea de sacrificio.

Controlar los “celos amorosos”. Los celos existen, son parte del ser humano. Venimos de una historia que nos enseñó que podían significar una muestra de afecto, PARA NADA. De ahí hemos pasado a negarlos y crucificarlos. La propuesta: aceptarlos y manejarlos, que no nos dominen, que no nos nublen el pensamiento, que sean un motor y una oportunidad. La confianza es la base de cualquier relación.

Evita reprochar continuamente. Los problemas han de abordarse individualmente a menos que estén realmente conectados. Entiende, acepta, perdona, olvida. Lo que pasó, pasó.

Atención al chantaje emocional consciente e inconsciente. Activa alarmas para que si caes en él no te arrastre. No estar de acuerdo con algún aspecto del otro es normal, hasta puede ser positivo. Cada mujer y cada hombre debe decidir cambiar o no, y si fuera el caso decidir lo que cambia y lo que no. Las personas cambiamos, pero no estamos aquí para cambiar a nadie.

Cuidado con comprar el bienestar de la relación. Los regalos son bienvenidos, pero no pueden ser una vía de escape a las dificultades.

Recuerda que es estupendo querer mucho, más lo primero, es QUERER BIEN.

La toxicidad del desamor

Arrancamos esta nueva sesión con un ejercicio de construcción de identidades femeninas, que plásticamente supone la creación de perfiles de diferentes mujeres a base de Goma Eva. Ello nos sumerge en nuestra cotidiana: “Rueda del sentir” en la que se vuelcan los mas recientes y significativos acontecimientos de las chicas.

En respuesta a la demanda del grupo, hoy nos hemos centrado en la toxicidad del desamor, en lo que provoca este sentimiento en primera persona y lo que genera a nuestro alrededor. En cómo nos afecta y hasta nos transforma, y qué hacer para manejar el desamor

El momento que vivimos sigue impulsando los mensajes en torno al amor romántico (Amor Disney), frente a una realidad cambiante que choca frontalmente con los estereotipos conocidos, lo que genera -si cabe-, más desasosiego que en épocas pasadas, y requiere de herramientas para abordarlo desde una perspectiva madura y sosegada.

Para ello nos hemos servido de un juego de palabras y frases elegidas por las participantes, y un posterior role playing donde han cobrado vida las personas que acompañan todos esos episodios de desamor que se convierten en experiencias centrales de la adolescencia.

Machismo, creencias, equívoca interpretación y deficiente gestión de los celos… hacen que desde edades tempranas se empiecen a incorporar hábitos dañinos. Las chicas han hablado del error de “romantizar las enfermedades“, y han demandado: más información en cuanto al modo de vivir su sexualidad, ayuda para desmontar mitos, la necesidad de adultos sensibilizados que les hagan sentirse escuchadas y apoyadas para abordar estos temas en contextos de seguridad y confort.

Construcción de identidades femeninas, creación de perfiles. Goma Eva y aplicaciones.

Cuando somos envidiad@s

Hoy nos planteamos la otra cara de la envidia, la experiencia desde el otro lado, cuando nosotros somos el sujeto envidiado, cómo nos sentimos y qué podemos hacer para superarlo.

Nos hemos apoyado en el referente mitológico de Proscruto, vencido por Teseo en su largo viaje.

El síndrome de Proscruto

Proscruto, también llamado Damastes (avasallador o controlador), es el mito que da nombre al Síndrome de Proscruto, aquel que sufre el que “corta la cabeza o los pies de quien sobresale”. Traducido a lo cotidiano se refiere a las personas que atacan, medran, y/o castigan a quien destaca.

¿Alguna vez has sentido que por el hecho de destacar en algo te han ignorado?

¿te han hecho la vida imposible para que te alinies sí o sí con el resto?

¿has sentido el rechazo frontal por ser diferente?

Las maneras de manifestarse son múltiples, desde el modo más velado al más evidente. Ejerciéndose también de modo consciente o inconsciente.

Cuando el Proscruto de turno es consciente, teme conocer a las personas exitosas o “mejores” que él, y si se da el caso se incomoda y desconfía. Centra sus energías en limitar las ideas y capacidades del otro. Y puede llegar a cambiar su planteamiento original si eso deslegitima al otro, buscando la cooperación del resto para desbancar al que destaca.

Cuando es inconsciente, se molesta cuando otra persona tiene razón y él no. Está convencido de que es empático, pero no lo es. Y cuando habla “de cooperación” es con la intención de ser escuchado, no de escuchar.

¿Cómo abordar la envidia cuando se ejerce sobre nosotros?

a) Reconocerla, es normal, en este caso se trata de identificar el sentimiento de inferioridad del otro.

b) Averiguar si la persona nos importa, si es así perdonarle, si no apartarle para evitar su ataque.

c) Si la persona nos importa, o tenemos que bregar con ella sí o sí, habrá que ser un gran estratega, haciéndole partícipe de nuestro éxito, y sobre todo trasladarle nuestros problemas y dificultades.

Ejercicio simbólico para abordar la envidia, a partir de la expresión con cristales y telas.

Navidad y espiritualidad

Hoy las chicas estaban muy excitadas: vacaciones, navidad, regalos… Les pregunto: ¿qué harán estos días? ¿cómo los vivirán? (trato de evitar el ¿qué esperan?, porque la mayor parte de las veces remite a tangibles demasiado mundanos).

En mi caso, casi cualquier ritual me conecta con cierto modo de espiritualidad -supongo que esa predisposición, en cierto modo, lo facilita-; pero me doy cuenta que la forma de vivirlo de cada uno es totalmente diferente, aunque haya modos más homogéneas, y situaciones que te arrastran de tal manera que es imposible evitarlas.

Si nos remontamos al origen de estas celebraciones, nos encontramos el festejo del solsticio de invierno. Un tiempo que en otras épocas se recorría como un periodo de descenso, de recogimiento para asimilar lo vivido a lo largo del año, y enfocar nuevos ciclos; un tiempo que en ocasiones también reunía a la tribu para su celebración. Incluso si la naturaleza y los animales siguen “hibernando” y descansando del ruido del resto del año, nosotros lo hemos convertido cada vez más en algo totalmente distinto, y en la mayor parte de los casos ausente de misticismo.

¿Por qué?

¿Tiene que ver con la crisis de las religiones?

¿Porque asociamos espiritualidad a religión?

¿Es siempre así? 

Había pueblos que creían que el gran dios nació el día más corto del año, 21 de diciembre,  y que los días se alargaban a medida que el dios se hacía mayor. También se creía que el astro rey murió ese día, para volver a otro ciclo. Una gran cantidad de culturas en sus rituales astrológicos se refieren al sol: Apolo y Helios (Roma y Grecia), Mitra (Persia), Huitzilopochtli (Tenochtitlán).

La Navidad (del latín: “nacimiento”) es una de las fiestas más importantes del cristianismo, y aunque no todos los nacidos en países cristianos son practicantes, además de los ateos y agnósticos, es muy difícil eludir el ambiente que se genera estos días y que forma parte más de lo social y cultural que de lo propiamente religioso.

Con eso y con todo, hoy en el taller hemos hecho un ejercicio de toma de consciencia de ese repliegue sobre un@ mism@, entiendo que necesario y propiciador de una conexión del alma con los que nos rodean y con el universo.

Líquida felicidad

Buscando en la RAE el significado de felicidad me encuentro con lo siguiente: Estado de grata satisfacción espiritual y física. Hasta hace poco se hablaba de mente y cuerpo, me gusta esta redefinición. Y es que, el concepto de felicidad, cada vez más presente en nuestro día a día, ha llegado a convertirse en un objetivo vital demasiado abstracto y difuso.

Cuando Zygmunt Bauman, incorpora el calificativo de líquida a: modernidad, sociedad o amor, se refiere a cómo en el momento actual las realidades sólidas de nuestros antepasados se han desvanecido. A partir de ahí, ¿y si el concepto de felicidad se desvaneciera para volver a conformarse una y otra vez?

Cuando preguntas a un adolescente ¿qué quieres ser de mayor?; una de las respuestas que más rápidamente emergen es: ser feliz, y cuando insistes ¿qué es la felicidad para ti?, es habitual que se refieran al hecho de TENER, de POSEER, o HACER muchas cosas, además de la curiosa cosificación de las personas (tener un/a novio/a). Y sin embargo, la felicidad nunca ha sido una meta, sino un estado, un modo de ESTAR, de tomarse las cosas, de abordar la vida y las situaciones; puede que en ocasiones condicionada, pero nunca determinada por el TENER.

En mi idea de felicidad hay varios ingredientes: ilusión, juego, afectos… todos ellos entrelazados en la experiencia vital. En paralelo, siento la necesidad de ser parte fundamental, de trazar mi camino, y luego dejar que lo demás fluya: mover el cuerpo, activar la mente, aprender cosas nuevas, pensar en positivo (ver el vaso medio lleno), meditar, centrarme en algo que me ilusione, soñar en grande y actuar en pequeño, perdonar, trabajar la voluntad y posponer la recompensa.

Hoy en el taller nos hemos sumergido en una historia  con múltiples posibilidades, y el agua como protagonista. Hemos conformado un escenario de telas, conchas y piezas marinas para en silencio mirar en nuestro interior. Luego, un juego abierto y participativo ha propiciado el abrazo en grupo, para finalmente representar ese estado de bienestar conformando pequeñas piezas con pasta de modelar.

Aprendiendo a quererme, autoestima y mucho más

La autoestima habita de tal modo nuestras vidas, y está tan en boca de la mayoría que es difícil no tenerla presente. Valor personal, necesidades, estabilidad emocional, salud mental, derechos… son lados amables que se dibujan desde el ideario común, y que cuentan con el aplauso del conjunto; Pero ¿qué ocurre cuando la diferencia acampa y nos salimos de las pautas establecidas…? ¿cuando queremos ser nosotr@s mism@s pero estamos tan influenciad@s por la “contaminación de lo ajeno” – tan presente en las redes-, que nos perdemos entre los patrones dominantes… ¿Cuando perdemos el norte de lo que realmente queremos porque buscamos desesperadamente la aceptación?

Es por eso que en el taller transitamos por un continuo aprender a conocernos mejor en paralelo a un aprender a querernos más, un ejercicio de complicado equilibrio porque vivimos invadidos por la imagen y la diferencia, esa que nos aportan quienes nos rodean y que supone un resituar miradas, aceptar realidades y desactivar culpas.

La adolescencia es una etapa en la que l@s chic@s sufren altas y bajas en su nivel de autoestima, y el ejercicio de reconocerse y aceptarse se convierte en algo cotidiano que precisa del apoyo del entorno: de los amigos y de los adultos de referencia. Por eso, las críticas de padres y compañeros pueden hacer mucho daño, las comparaciones son raramente constructivas, y el conflicto continuado que no reconoce méritos genera: enfrentamiento, tristeza y abandono.

Hoy desde nuestra propia representación, hemos recordado nuestros logros, identificado nuestros puntos fuertes, potenciado nuestras cualidades, impulsado el aprendizaje desde nuestros errores, recordado el estar atentos para no comparar, y la meta compartida de construir la propia felicidad evitando la culpa por la infelicidad ajena.