Tras la expresión

Una sesión con participantes muy distintos entre sí, con peculiaridades, gustos, formas de expresar y comunicar muy diferentes, no es fácil de articular… Seguimos instalados en el poder de la palabra, que lo tiene; pero no con todo el mundo, ni en todas las circunstancias; y sobre todo no siempre emerge de manera natural. Mientras algunas personas son torrentes incontenibles de verbo y ruido… a veces sencillamente no hay palabras, apenas voz, tal vez monosílabos y sonidos guturales. Y cuando el silencio toma el relevo también hay que saber escuchar.

Los otros lenguajes

En nuestras actividades presenciales, ausentes del lenguaje del rostro (la mascarilla oculta todas las expresiones faciales), nos quedamos con los sonidos, el lenguaje del cuerpo (en muchas ocasiones también retraído y reticente a salir de su zona de confort… añoramos el contacto más que nunca), y… damos mucha importancia al lenguaje de la plástica, tan rico, expansivo, y posibilitador… A las mil formas de comunicar desde el dibujo, la pintura, el garabato, la construcción, la manipulación, el modelado… y es desde esos lugares desde los que la expresión se abre camino.

Las posibilidades expresivas

En medio de todas las posibilidades expresivas, sigue fascinándome como ante una propuesta acotada en cuanto al uso de materiales puede surgir la demanda de algo nuevo; y a la inversa, cuando la invitación es amplia y hay mucho donde elegir, se dan situaciones de autolimitación y a veces hasta pequeños colapsos a la hora de decidir “con qué me expreso”.

Todo eso y lo que ocurre mientras tanto, es lo que sostenemos y acompañamos, con mimo y paciencia, dando espacio, tiempo, dotando de escucha para que el lenguaje de cada uno emerja, a su ritmo, poco a poco; desde el poder de los trazos, hasta la densidad de la pintura aplicada sobre un soporte liviano.

Decir “lo siento”

Con todo, hoy nos hemos sumergido en las mil maneras de decir “lo siento” sin que sea de manera explícita. En las situaciones en las que me he dado cuenta de que me he equivocado, tomando consciencia y visualizando lo que hago, y lo que haré con ello… Todo un aprendizaje necesitado de entrenamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *